VIVIR Y DISFRUTAR

...NO MÁS ALAS ROTAS

domingo, mayo 15, 2016

LA MUSIQUE DE L'AMOUR.

Hablemos de amor, entonces.... Sin embargo, debes saber que para poder hacerlo, primero es necesario tenerse de frente y encontrarnos desnudos el uno frente al otro. Cuando se trata de un tema tan escabroso, es necesario desvestir el alma y mirar con atención la desnudez del otro... Entonces, y sólo entonces, empezará a fluír la verdad entre nosotros.

Ven, toma asiento... También debes saber que mi alma femenina, fue creada de una manera un tanto más etérea que la masculina. Debo decirte que, habiéndo una brecha de tal índole, al alma femenina le gusta enacarnar el amor de mil y un formas distintas. Incluso ahora, y estando ya desnudos, puedes percatarte de que hablar de amor podría llegar a hacernos resbalar en esa alberca inmensa del propio concepto.

Claro está que para resbalar, es necesario que el otro nos empuje, por lo menos un poco... Puede empujarte con miradas, conversaciones encriptadas, versos olvidados y música eterna. Cuando menos te lo esperas, caes en la vorágine de emociones que tratas de controlar, sin darte cuenta de que has firmado en blanco, yendo en contra de tus propias convicciones sobre la libertad y las buenas costumbres.

Déjame decirte que desde el momento en que te permites cantar en francés con una amplia sonrisa en los labios, has caído en el embrujo.... Como lo has oído: UN EMBRUJO.

Mira que te lo digo por experiencia. Hasta el hombre más leal y dueño de sí mismo, es capaz de encontrarse desnudo y dispuesto a todo por aquello que ha denominado "amor."

Pero vaya... No nos pongamos serios. Es sólo la experiencia que habla. Los hombres se vuelven ciegos y sordos, mientras nosotras, incrédulas cantamos y bailamos con la dopamina al mil por hora.
En ambos casos la culpa es de nuestras hormonas y la reacción química entre dos cuerpos. 

Somos vítimas de nuestra naturaleza animal.


No me mires así, sabes que es cierto. Pero si no fuera animal, no llegaríamos a ninguna parte. Nos miraríamos por horas y jamás nos atreveríamos a dar un beso por mera animalidad y convicción de saborear los placeres del arrebato.

El arrebato es, en fin, el resultado de nuestra propia naturaleza. Así pues, enamorarse tiene un vértice animal y el amor.... Quizá el amor sea simplemente una construcción social del mundo del deber ser.

¡Vaya!

Chantez pour moi...



Se produjo un error en este gadget.

MUSIC

MUSIC
Leave me alone

I'm just a peeping tom...

"Mientras pienso en escribirlos, enciendo un cigarro... y en el cigarro saboreo la liberción de todos los pensamientos..."
FERNANDO PESSOA en voz de LILIANA FELIPE