VIVIR Y DISFRUTAR

...NO MÁS ALAS ROTAS

lunes, marzo 06, 2017

I N M A T E R I A L I

Todo empezó en una tarde incolora, avanzando por un sendero de pedrería rosada y granito diminuto. Las calles, de identidad medianamente conocida, guardaban un trampa insinuada en la familiaridad del trato y las frases prefabricadas.

Una vez puestos los pies al inicio del sendero, la dirección presumía poca dificultad, aunque el paso un poco escabroso. En éste sendero de pedrería rosada, no había árboles mágicos o animales parlantes, sino caras conocidas y construcciones cotidianas... Nada alrededor parecía sacado de una fábula o cuento de terror, y era precisamente, la cotidianidad del evento, lo que suscitaba extrañeza y cierto toque de horror.

Y al fin llegamos a la doble entrada de un hogar desconocido. Con tres toques discretos (Y quizá secretos) pretendimos cruzar el umbral que parecía la entrada correcta, pero nadie respondió al otro lado. Entonces alguien sugirió intentar con el segundo picaporte, ésta vez, una mujer de aspecto añejo decidió abrir y recibirnos con un dejo de resquemor que asomaba por sus ojos descoloridos.

Caminamos por un pasillo lúgubre a medias adornado, que pretendía dar apariencia de buen gusto y elegancia. En un cuarto esperaba un hombre cuyo cabello cano asomaba en desparpajo por debajo de un sombrero de copa, y, sugiriendo interacción, nos pidió mostrarle nuestros celulares para hacer "conexión" entre todos.

Llegado éste punto, fui consciente de que me bajé del auto y caminé hasta éste lugar sin llevar conmigo ni bolsa, celular o aditamentos femeninos que me brindaran seguridad. Para mí, era menester no permanecer desnuda de aditamentos ante aquél círculo extraño, por lo que, sin hacer mucho aspaviento, salí de la habitación con la firme intención de regresar al auto por mi seguridad olvidada.

Caminé de nuevo por el pasillo semiadornado y, dirigiéndome a la mujer que esperaba atenta mis movimientos, le informé que saldría un momento, pero que pronto volvería, a lo que ella, con una sonrisa malévola, me recordó sin recordar, que saldría (¿O entraría?) a lo que denominó el "bosque encantado". Sonreí prejuiciosa... ¿Qué más daba cómo le llamara a esa ya de por sí retorcida realidad?

Crucé de nuevo ese umbral maldito y me propuse llegar a mi destino, sin perder de vista el punto de partida y llegada, pues tratándose de un lugar enunciativa, más no limitativamente encantado, debía poner mis cinco, o tal vez seis sentidos en alerta para no caer en alguna clase de distracción o embrujo.

La primera distracción se hizo corpórea en una pequeña niña de tez marmórea y cabello anaranjado, que empezó a caminar junto a mí con una inquietante sonrisa ajena a todo infante. Sin decirme una palabra, caminó junto a mí mientras yo  miraba al frente y me recordaba a mí misma que sólo se trataba de una distracción injertada.

Frente a mí, un sujeto caminaba en dirección al olvido peleando con sus propios demonios, visibles a mí, pero invisibles a él. Se trataba de un intento fallido por hacerme volver al lugar de donde quizás inconscientemente había huido. Pero seguí caminando... 

El paisaje, más que de tinte forestal, me invitaba a sentirme segura al mostrarme la urbe cotidiana. En el horizonte convergían todos los lugares seguros en mi recuerdo, mientras que un falso sol iluminaba sobre el cielo como un domingo perpetuo. Pero estaba segura de una cosa: Se trataba de una mentira con ropaje de verdad.

Fui consciente de que estaba perdida en el momento que llegué a una reja que me sugería llegar al final del sendero. Una vez más, un ente trató de detenerme con una falsa sonrisa y ademán de intimidación, pero no me detuve. Abrí la reja que me separaba del supuesto bosque encantado y la lisa y llana realidad.

Una vez puestos los pies en el concreto, miré a mis espaldas percibiendo que seguía encerrada en una realidad prefabricada... Encerrada en una supuesta libertad pincelada de falsos colores y brillo... 

¿En que momento elegí la puerta incorrecta? 

Para entonces, no era más que un elemento que constituía toda esa mentira.


¿De dónde vengo y hacia dónde voy?

M U T I S.




sábado, septiembre 24, 2016

SILENCIO BENDITO, SOLEDAD FRUCTÍFERA.

Tic-Tac...
Tic...
Tac...

Ha pasado casi un mes desde que inicié mi nueva vida y ya todo es distinto... Las responsabilidades, si bien ya dormían conmigo bajo el edredón, han hecho sus maletas y se han mudado conmigo trayendo hermanas mayores.

Sortear cada una de las dificultades me ha hecho comprender que todo tiene un precio (Aunque no necesariamente monetario) en ésta vida, no obstante, también he logrado disfrutar de las mieles de la independencia y el gozo por saberme entera y capaz de ser capitana en mi propio barco de la vida.

Adoro el café mañanero que me preparo y bebo, mientras miro el sol entrar por los ventanales de la sala... Me enamoro del silencio que inundo con mi música y así, poco a poco, convierto éste lugar en una extensión de mi ser y mis anhelos.

Medito sobre los escritores eternos en la historia y los imagino igual que yo, de madrugada, bebiendo su taza de café (O un whiskey... ¿Por qué no?) mientras hacían deslizar las letras por sus dedos y su mente. Uno no valora las bondades de la soledad, hasta que no degusta por sí mismo su sabor dulce, aunque melancólico.

Y claro, en pos de la honestidad diré que la soledad, eterna amiga y eterna amante, puede convertirse también en un arma de doble filo que si no se aprende a conocer, puede llegar a envenenar el alma.
No lo consideraría tan grave luego de descubrir sus dulces frutos... Simplemente diría que es el precio del atinado y poco entendido (Valga la redundancia) "Nosce te ipsum".

Creo -enunciativa más no limitativamente-, que el silencio es un maestro en el arte de imaginar y crear... De construir y renovar, de inventar y reinventar. Al fin encontré la llave filosófica que abre las puertas de esa introspección de la que todos hablan, pero que nadie conoce.

Estoy recorriendo un sendero que sin duda, me corresponde recorrer sola. Ya vendrá de nuevo la compañía, los besos y los sueños en común... Por ahora debo fortalecerme y aprender nuevas artes de la guerra y la paz... Debo emprender el vuelo como el halcón que he descubierto ser.

Veamos qué trae la vida... Vamos por los sueños no cumplidos y las sonrisas no esbozadas.

Andiamo.




martes, septiembre 13, 2016

ALIVE

Las horas se deslizan sobre la realidad sin límite alguno... Los pequeños bichos me miran y yo a ellos, mientras les anuncio mi llegada.

Mis pies se identifican con el frío del piso moteado y yo me envuelvo en el ambiente que acunó tantas historias, preguntándome qué verán de mí éstas paredes que ahora son mi nuevo hogar.

Tomo asiento un momento y trato de espabilar mis sentimientos y serenar mis emociones... Los añoros se agolpan con fuerza en mi esperanza y sonrío privada y dulcemente sin comunicarle al mundo el fundamento de mi frágil, pero genuina felicidad.

Me recuesto en la cama que ahora reclama mi calor y de repente, tras venir a mí algunas memorias, una lágrima recorre mi mejilla y se deshace en la amargura de mi boca... Ya no importa.

 Vuelvo a sonreír recordando intensamente que siempre que un ciclo se cierra, es para dar inicio a uno nuevo... Que hay una acacia sobre mi féretro y que soy dueña de mi propia vida.

Tengo los ojos llenos de ilusión y un alma viva, aunque un tanto herida por las estocadas de la vida.

Sigo en pie... De pie, porque tengo un camino largo por delante y sé con certeza, que éstos pies y mi voluntad me llevaran a encontrarme con el sol que tanto han buscado mis ojos nublados.

Tengo dos alas y estoy dispuesta a volar... 
Estoy viva aquí y en el centro de la Tierra.






sábado, mayo 21, 2016

ALQUIMIA.

La historia de la chica que convertía el oro en mierda,

Pero no la mierda en oro.


¿También estará hecho mierda su corazón?

miércoles, mayo 18, 2016

MORALEJA.


Ella lo pinchó con una espina en uno de los puntos más sensibles de su ser.

Él, en venganza, la acuchilló para hacerle sentir su propio dolor.


Moraleja: No a todos nos duele igual.




QUÉ GUERRA MÁS ABSURDA.

domingo, mayo 15, 2016

LA MUSIQUE DE L'AMOUR.

Hablemos de amor, entonces.... Sin embargo, debes saber que para poder hacerlo, primero es necesario tenerse de frente y encontrarnos desnudos el uno frente al otro. Cuando se trata de un tema tan escabroso, es necesario desvestir el alma y mirar con atención la desnudez del otro... Entonces, y sólo entonces, empezará a fluír la verdad entre nosotros.

Ven, toma asiento... También debes saber que mi alma femenina, fue creada de una manera un tanto más etérea que la masculina. Debo decirte que, habiéndo una brecha de tal índole, al alma femenina le gusta enacarnar el amor de mil y un formas distintas. Incluso ahora, y estando ya desnudos, puedes percatarte de que hablar de amor podría llegar a hacernos resbalar en esa alberca inmensa del propio concepto.

Claro está que para resbalar, es necesario que el otro nos empuje, por lo menos un poco... Puede empujarte con miradas, conversaciones encriptadas, versos olvidados y música eterna. Cuando menos te lo esperas, caes en la vorágine de emociones que tratas de controlar, sin darte cuenta de que has firmado en blanco, yendo en contra de tus propias convicciones sobre la libertad y las buenas costumbres.

Déjame decirte que desde el momento en que te permites cantar en francés con una amplia sonrisa en los labios, has caído en el embrujo.... Como lo has oído: UN EMBRUJO.

Mira que te lo digo por experiencia. Hasta el hombre más leal y dueño de sí mismo, es capaz de encontrarse desnudo y dispuesto a todo por aquello que ha denominado "amor."

Pero vaya... No nos pongamos serios. Es sólo la experiencia que habla. Los hombres se vuelven ciegos y sordos, mientras nosotras, incrédulas cantamos y bailamos con la dopamina al mil por hora.
En ambos casos la culpa es de nuestras hormonas y la reacción química entre dos cuerpos. 

Somos vítimas de nuestra naturaleza animal.


No me mires así, sabes que es cierto. Pero si no fuera animal, no llegaríamos a ninguna parte. Nos miraríamos por horas y jamás nos atreveríamos a dar un beso por mera animalidad y convicción de saborear los placeres del arrebato.

El arrebato es, en fin, el resultado de nuestra propia naturaleza. Así pues, enamorarse tiene un vértice animal y el amor.... Quizá el amor sea simplemente una construcción social del mundo del deber ser.

¡Vaya!

Chantez pour moi...



martes, abril 19, 2016

HISTORIA GENÉTICA.

...Puedo sentir tu tristeza. Aquí entre nos, ésta sangre que compartimos no sólo encierra nuestro código genético, sino también nuestra historia y la forma en que hemos aprendido a afrontar las miserias y alegrías de la vida.

Quisiera saber con exactitud lo que te martiriza tanto, y aunque lo intuyo, faltan piezas en el rompecabezas de ti que me he armado en el tiempo.

¿Sabes? Venimos de una larga cadena de historias en donde el amor es cosa de orgullo y lealtad. Historias en donde el "para siempre" es en verdad para siempre y ni la muerte es capaz profanar... Tal vez sea ese el motivo por el que nuestro corazón suele sufrir tanto... Tal vez no a todos han educado igual.

Quisiera mostrarte que sí hay una luz al final del túnel y que pueden romperse los cánones, sin perder la propia identidad... Pero ahí estás. Ahogándote en tu tristeza infinita sin darte cuenta de que en la superficie te estamos tendiendo la mano.

Me preocupa que mezcles el carmín de la realidad con el gris de tu tristeza... Me duele no poder rescatarte como cuando pequeños, pues ahora tus demonios no me permiten acercarme más allá del pasillo de espera para invitados.

¿Cómo hacerte ver que aún hay vida por delante y que siempre hay un corazón a la medida que espera por ti?

...Pero no puedo. Ésta batalla es tuya y sólo tuya.

Respira. Respira y mira al cielo... Date cuenta de que puedes respirar y de que puedes emprender el viaje cuantas veces sea necesario.


No te ridas.
Brilla y demuéstrale al mismísimo diablo que no puede hacerte prisionero.





lunes, marzo 21, 2016

N E R E I D A.

Voy caminando por un angosto borde cuyo final no alcanzo a ver... Cada paso me resulta más y más difícil y la lluvia, para variar, ha empezado a empapar la superficie por la que camino.

Dos toros salvajes me miran a lo lejos y están preparados para embestirme, y a mis pies, miles de pequeños demonios esperan el momento de mi caída para hacerme añicos y alimentarse de mi alma.

¿En dónde estás, amor mío? ¿Por qué me encuentro sola entre tanta confusión?.

Además, escucho una voz tenue en la inmensidad del universo... Grita mi nombre e insiste que me dé por vencida una y otra vez. Me anima a brincar al vacío y olvidarme de todo éste drama.

Pero no puedo obedecerle... Una mano invisible me sostiene y recuerdo las lecciones de honor, virtud y talento que he profesado durante tantos años. "El suicidio es para los cobardes y los débiles".

¿Pero no es a caso en lo que me he convertido? ¿Quién soy y por qué vale la pena seguir caminando por éste sendero de tristezas?

¿En donde está el caballero de las suaves manos que aminoraban mi dolor? 

Por favor, no te quites la máscara... Por favor, vuelve a ser etéreo.

Mis lágrimas se funden con el mar infinito al que pertenezco... Al que debo volver lo antes posible antes de que olvide mi origen neréidico.

...Estoy cansada.

           Estoy herida.

Estoy perdida.

Uno más uno no son tres. Compréndelo, princesa...

Desaparece de una vez por todas esa ecuación de tu anhelo.

Necesito huir. Salir corriendo y gritarle a las nereidas del viento que me devuelvan a casa y se lleven toda ésta tristeza que llevo dentro. No es normal volver a sentir este dolor que creí enterrado en eras de antaño.




Ya no puedo más.
Llevadme, por favor.






domingo, marzo 13, 2016

VIAJE EN EL TIEMPO.

Viajé un poco más de ocho años al pasado, y me miré sentada en su sofá de tela, fumando un cigarrillo en la penumbra de la madrugada.

Mis sentidos viajan en el tiempo, y un aroma a cigarro y café envuelve de nuevo el ambiente. 

Acabábamos de hablar sobre la vida y la muerte, sobre las razones del amor y las verdades tras nuestras gafas. Algunas verdades resonaron fuertemente en mi alma, y me fue necesario pararme de la cama para encontrarme a solas con mis reflexiones.

Recuerdo mis piernas cruzadas sobre la pequeña mesa de centro y un nudo en la garganta que me asfixiaba desde dentro. Un rayo de luna se colaba por la ventana y alumbraba mi piel ilusoriamente marmórea... Sabía que aquello estaba llegando a su fin.

Él se levantó y, en tono fastidiado, me preguntó qué me pasaba. Lo miré en la oscuridad y le contesté que sólo reflexionaba. Mentiría si dijera que recuerdo bien lo que a continuación charlamos, pues a éstas alturas, ese recuerdo se encuentra borroso en mi memoria.

Normalmente, él solía sentarse a charlar largo y tendido conmigo hasta encontrar una razón al todo, pero en esa ocasión, creo que se volteó y regresó a la cama como si se encontrara a solas consigo mismo.

Empezaba a clarear, y tras mi reflexión bajo la luz de la luna, entendí que debía marcharme para siempre y que esa sería la última vez que compartiríamos una madrugada.

Traía puesta la camisa de franela de su propia pijama, y la sentí en mi piel por última vez. Lo miré dormir y pensé en cuán bello siempre me había parecido. 

Me vestí, tomé mis cosas y antes de salir, me acerqué y le di un beso en la frente...

Salí corriendo de ese lugar diez calles hasta llegar a mi abandonado departamento. Me desplomé en el suelo y lloré amargamente por un final que bien ya conocía, sólo que ésta vez, el adiós juraba ser eterno. 

Después de aquello, sucedieron muchas cosas. Yo tenía razón en cuanto a la última madrugada y el último beso en la frente, sin embargo, así es como tenía que ser.

Abro los ojos y estoy de nuevo en el presente. Palpo mi pecho y me doy cuenta de que la herida ha sanado y de que soy capaz de viajar en el tiempo sin sangrar a borbotones... Al fin sanaron mis alas rotas.

Después de todo éste tiempo y de tantas historias escritas en el libro de mi vida, comprendo que hay un tiempo para todo. En aquél tiempo, como él decía, probablemente vivía un momento que aún no nos correspondía... ¡Qué cosa!

Tal vez no nos correspondía, pero no me importaba. Yo vivía intensamente todo aquello con el único corazón que me dio el Gran Arquitecto del Universo. Yo era capaz de amarlo sin preguntas o reproches... Era capaz de amarlo más allá de las estrellas y crear un universo sólo para nosotros tres. Sí, tres.

Hoy soy feliz. Me di la oportunidad de volver a vivir una etapa de la vida que me bebí a grandes sorbos. Me permití recuperar a mí familia y a mi yo perdido en una historia de amor irreal. Quise saber lo que era decir sí, cuando tenía ganas y gritar no, con todas las consecuencias. Decidí inundarme de todas las emociones que dejé a un lado por tanto tiempo y mostrarme más auténtica que nunca. Total, si habían de amarme, que fuera con todas mis virtudes y todos mis defectos.

Me permití renacer de las cenizas como un ave fénix  que aprendió a volar de nuevo...
Y éste corazón surcido y resurcido, es capaz de amar de nuevo y latir al ritmo de su nuevo compañero.

¿Sabes?, en donde quiera que estés y sea quién seas ahora, espero seas feliz y que hayas encontrado a aquella que supiera volar junto a ti. Espero que aún sigas admirando a las estrellas y las hayas encontrado en los ojos de alguien más.

Estoy viva y es tiempo de continuar surcando el cielo con éstas nuevas alas y mil y un historias por crear.











sábado, febrero 20, 2016

CAFÉ, MEMORIAS Y NOSTALGIA.

Las cosas no siempre pasan del modo en que las imaginamos por años en nuestra cabeza. Incluso, las premoniciones nocturnas, se materializan con ciertos matices imperceptibles en la conciencia.

Hoy se casa la amiga que he considerado la mejor por quince años de mi vida. Ella, que se mudó a Guadalajara cuando teníamos trece años, hoy está vestida de blanco frente a un altar, escuchando la Marcha Nupcial que le anuncia el inicio de su nueva vida. Pero yo no estoy ahí... 

La última vez que nos vimos fue en mi querida Ciudad de Ángeles, luego de casi tres horas sentada con mi soledad, esperando a que mis "amigas" aparecieran por esa puerta. Y lo hicieron. La primera en llegar, -cuyo nombre no mencionaré en pos del respeto y la historia- lo hizo como si nada hubiera pasado. Como si tres horas esperándolas fuesen lo mismo que cinco minutos y ni un ápice de respeto a mi tiempo.

Ese día, muchas cosas quedaron claras ante mis ojos, pero la principal, fue que nunca terminas de conocer a las personas, así pasen quince años y quieras atribuírles características bondadosas que en realidad no existen.

Y debo decir que cuando permites que una persona te vea en tus peores momentos, sangrando y rogando al cielo que te lleve de una puta vez, es porque consideras que tal sujeto es, por ende, alguien de confianza que no correrá a apuñalarte para que sufras aún más... Jamás esperas que un día, casual, vuelva a picar tus heridas diciendo frases como: "Pues no terminaron, TE TERMINARON, ¿no?".

Quienes me conocen, saben que en mi vida hubo cierto capítulo, tan doloroso, como trascendente. Saben cuanto sufrí y cuánto he cambiado desde entonces. 

Y claro, ellas también han vivido sus historias y matices... Y en todas he tratado de sostenerlas. ¿Por qué ahora clava de ese modo su estaca?.

Bebo un sorbo de mi café y noto que está cargado de tristeza, más una cucharadita de nostalgia. Ellas, a quienes creí mis amigas sinceras, son tan reales como las historias animescas que con cariño dibujaba para ellas.

...Y no puedo dejar de llorar. Me duele darme cuenta de esto en un día tan importante como el de hoy.

Ahora no sé muy bien qué pasará, pero respiro hondo y recuerdo que mi esfuerzo, mis historia y mis ganas de dejar en el olvido ese capítulo triste en mi vida, me han hecho un ser fuerte y feliz al hoy por hoy.

De acuerdo con nuestros planes, el siguiente año dejaré de ser soltera y comenzaré la etapa que mi querida amiga inicia hoy. Me gustaría saber que estará ahí a pesar de que hoy yo no pude estar con ella.

Me gustaría pensar en que se alegrará y planeará mi despedida junto con mis otras dos amigas... Que brindaremos y les podré decir: "¿Lo ven? ¡Lo que dibujaba en mis mangas, hoy se hace realidad y estamos todas juntas brindando a nuestra salud y felicidad!".

Pero no será así. 

Probablemente el escenario sea el mismo, pero con distintas protagonistas. Protagonistas que he conocido durante éste tiempo y que conocen mi verdadero yo, y no sólo el fantasma de la niña de trece años que alguna vez fui.

Me terminaré éste café y secaré mis lágrimas. 

La vida va a continuar y yo debo ser feliz con todo y mis desiciones. Quien decida acompañarme en el camino, lo hará sin reproches ni estocadas a traición.

Que sean felices, mis niñas.
Gracias, de nuevo, por las memorias incluidas.






Se produjo un error en este gadget.

MUSIC

MUSIC
Leave me alone

I'm just a peeping tom...

"Mientras pienso en escribirlos, enciendo un cigarro... y en el cigarro saboreo la liberción de todos los pensamientos..."
FERNANDO PESSOA en voz de LILIANA FELIPE