VIVIR Y DISFRUTAR

...NO MÁS ALAS ROTAS

domingo, marzo 13, 2016

VIAJE EN EL TIEMPO.

Viajé un poco más de ocho años al pasado, y me miré sentada en su sofá de tela, fumando un cigarrillo en la penumbra de la madrugada.

Mis sentidos viajan en el tiempo, y un aroma a cigarro y café envuelve de nuevo el ambiente. 

Acabábamos de hablar sobre la vida y la muerte, sobre las razones del amor y las verdades tras nuestras gafas. Algunas verdades resonaron fuertemente en mi alma, y me fue necesario pararme de la cama para encontrarme a solas con mis reflexiones.

Recuerdo mis piernas cruzadas sobre la pequeña mesa de centro y un nudo en la garganta que me asfixiaba desde dentro. Un rayo de luna se colaba por la ventana y alumbraba mi piel ilusoriamente marmórea... Sabía que aquello estaba llegando a su fin.

Él se levantó y, en tono fastidiado, me preguntó qué me pasaba. Lo miré en la oscuridad y le contesté que sólo reflexionaba. Mentiría si dijera que recuerdo bien lo que a continuación charlamos, pues a éstas alturas, ese recuerdo se encuentra borroso en mi memoria.

Normalmente, él solía sentarse a charlar largo y tendido conmigo hasta encontrar una razón al todo, pero en esa ocasión, creo que se volteó y regresó a la cama como si se encontrara a solas consigo mismo.

Empezaba a clarear, y tras mi reflexión bajo la luz de la luna, entendí que debía marcharme para siempre y que esa sería la última vez que compartiríamos una madrugada.

Traía puesta la camisa de franela de su propia pijama, y la sentí en mi piel por última vez. Lo miré dormir y pensé en cuán bello siempre me había parecido. 

Me vestí, tomé mis cosas y antes de salir, me acerqué y le di un beso en la frente...

Salí corriendo de ese lugar diez calles hasta llegar a mi abandonado departamento. Me desplomé en el suelo y lloré amargamente por un final que bien ya conocía, sólo que ésta vez, el adiós juraba ser eterno. 

Después de aquello, sucedieron muchas cosas. Yo tenía razón en cuanto a la última madrugada y el último beso en la frente, sin embargo, así es como tenía que ser.

Abro los ojos y estoy de nuevo en el presente. Palpo mi pecho y me doy cuenta de que la herida ha sanado y de que soy capaz de viajar en el tiempo sin sangrar a borbotones... Al fin sanaron mis alas rotas.

Después de todo éste tiempo y de tantas historias escritas en el libro de mi vida, comprendo que hay un tiempo para todo. En aquél tiempo, como él decía, probablemente vivía un momento que aún no nos correspondía... ¡Qué cosa!

Tal vez no nos correspondía, pero no me importaba. Yo vivía intensamente todo aquello con el único corazón que me dio el Gran Arquitecto del Universo. Yo era capaz de amarlo sin preguntas o reproches... Era capaz de amarlo más allá de las estrellas y crear un universo sólo para nosotros tres. Sí, tres.

Hoy soy feliz. Me di la oportunidad de volver a vivir una etapa de la vida que me bebí a grandes sorbos. Me permití recuperar a mí familia y a mi yo perdido en una historia de amor irreal. Quise saber lo que era decir sí, cuando tenía ganas y gritar no, con todas las consecuencias. Decidí inundarme de todas las emociones que dejé a un lado por tanto tiempo y mostrarme más auténtica que nunca. Total, si habían de amarme, que fuera con todas mis virtudes y todos mis defectos.

Me permití renacer de las cenizas como un ave fénix  que aprendió a volar de nuevo...
Y éste corazón surcido y resurcido, es capaz de amar de nuevo y latir al ritmo de su nuevo compañero.

¿Sabes?, en donde quiera que estés y sea quién seas ahora, espero seas feliz y que hayas encontrado a aquella que supiera volar junto a ti. Espero que aún sigas admirando a las estrellas y las hayas encontrado en los ojos de alguien más.

Estoy viva y es tiempo de continuar surcando el cielo con éstas nuevas alas y mil y un historias por crear.











Se produjo un error en este gadget.

MUSIC

MUSIC
Leave me alone

I'm just a peeping tom...

"Mientras pienso en escribirlos, enciendo un cigarro... y en el cigarro saboreo la liberción de todos los pensamientos..."
FERNANDO PESSOA en voz de LILIANA FELIPE