VIVIR Y DISFRUTAR

...NO MÁS ALAS ROTAS

jueves, enero 10, 2013

MÁS VIDA QUE MUERTE.

Estamos entrando en el cuarto día de la primer semana de enero de 2013, la vida, una vez más, caprichosa y altanera, nos ha demostrado su falta de piedad ante lo que se considera justo para los estándares humanos, siendo así, me dispongo a escribir porque no sé cuándo se le antoje al universo devolverme a sus brazos, y quisiera que unos tantos supieran qué estaba pensando el último día que se me concedió de vida..

Así pues, el día de hoy hago un recuento de memorias que desfilan en mi cabeza. Miro algunas fotos, imagino algunos colores y sonrío con ciertos escenarios; me quedo pensando en cómo sería mi historia si viviera alguna otra vida, pues, de vez en cuando, la que me tocó/escogí no es del todo agradable...

Últimamente miro con cierta envidia los escaparates de las tiendas más bonitas en mi ciudad, soy capaz de mirar por horas una sola imagen con la típica diva vestida despampanante, maquillaje inmaculado y rodeada por un vaho de perfección infinita... Supongo que me transporto al mismo escenario; imagino el tacto de la tela que lleva encima y el aroma del perfume selecto para su piel marmórea. Luego viene el momento del vaivén, ese momento en que decido volver a poner los pies sobre la tierra, y recuerdo mi último reflejo en algún espejo. Mi cabello, largo y negro no es exactamente la envidia del mundo; mis ojos, aunque grandes, carecen de pestañas frondosas y cautivantes como las que hoy en día se necesitan para triunfar; mi boca, bañada en color vino y de buen contorno, no hace juego con el resto de mi faz...

Ni hablar del cuerpo, porque sin decir nada, queda al descubierto la falta de pechos que pudieran compensar la estatura y demás... Sabiendo que esto no me lleva a ninguna parte, mejor desvío la mirada, o pronto entraré a la habitación obscura. 

Pensando en trivialidades, me avergüenzo de mí misma al darme cuenta de que nunca podré superar ésta sensación de inferioridad que me carcome el alma. Quizá sea posible, pero entre semana cuesta aún más trabajo. Pienso -sin pensar- que los momentos en que más conforme y feliz me siento en mi cuerpo, son aquellos en que comparto la luna y las estrellas con el ser amado; aquellos en que sus manos recorren mi contorno y y con palabras mudas,me hace entender/creer cuán hermosa soy en aquél momento.

Tal vez todo esto no se trata de la apariencia en realidad, sino de saberse amado no precisamente por los motivos correctos. Soy yo la tonta, no más... Debiera estar pensando en que la felicidad llega en la medida en que uno esté dispuesto a abrirle las puertas, por eso mismo, me avergüenza el micro-universo de tontería que me he creado para escapar de lo cotidiano, profano y real...

¿Será que soy real? ... Puede no ser el momento de debatir entre la realidad y la ficción, como bien pudieran pensar algunos congéneres; lo que en verdad asalta mi corazón, es la veracidad del futuro, con sus altas y bajas, con sus sonrisas y sus sueños de gloria o muerte. Es eso... MUERTE.

No he podido dormir. Es que... de tanto que pienso en la sensación de morir, en la ausencia que se deja en los demás y en las metas no cumplidas, el pánico se apodera de mi y sólo me queda derramar unas cuantas saladas para calmar la angustia. Pero aquí sigo, consternada y sorprendida porque un día nos miramos en el espejo, pensando en los puntos menos agraciados de nuestro ser, en las zapatillas que nos gustaría tener, en el smartphone que hace días encargué y el pan de dulce que anoche me devoré; y al otro día, con unos cuantos segundos de conciencia que de acuerdo al karma nos puedan ser concedidos,  nos damos cuenta de que cada minuto que pasamos lamentándonos por las necesidades terrenales, pudimos haberlo gastado en decirle infinitamente a todos los que amamos, cuán felices nos han hecho en ésta vida. Quizá pensemos en que no nos despedimos de alguien, en el dolor que dejaremos en otros o en el beso que nuestros labios quisieran llevarse para la eternidad...Pero ya todo acabó.

En mi caso, me lamentaría por no haber sonreído más y no haber viajado por el mundo. Me gustaría estar bajo un cielo francés al lado de quienes amo, correr por praderas extranjeras, sentir con mis manos las construcciones que guardan memorias en su interior... Pero hay una cosa, además de todo eso por lo cual me lamentaría todavía más si la hora llegase y no lo hubiese cumplido, y eso es, dar vida.

El tema tabú, lo sé, pero es verdad. No puedo despegar los pies de éste mundo sin haber sentido la alegría de llevar vida dentro de mí, de besar las mejillas del pequeño ser con un pedacito de alma mía y de aquél que me ame tanto para querer obsequiar un pedacito de la suya... Éste pequeño ser, con manitas llenas de ternura, aroma delicado y ojos como los suyos, sería la explicación de la vida para mí. En fin, en éstos días, es difícil que alguien comprenda todo esto. Parece que estoy sola navegando en un mar obscuro.

Sólo queda seguir caminando y cumplir con alegría una a una las metas y sueños que vayan surgiendo, al final, si he de irme, supongo será en el momento indicado. Me queda el consuelo de un cielo en donde me espera el sueño no cumplido, pero vivo.


QUIERA O NO QUIERA
CI VEDIAMO.




IDEAS DEL UNIVERSO

I'm just a peeping tom...

"Mientras pienso en escribirlos, enciendo un cigarro... y en el cigarro saboreo la liberción de todos los pensamientos..."
FERNANDO PESSOA en voz de LILIANA FELIPE

Wic Wac Woe